Hacer radio: Un trabajo en equipo

Lo que llega a los oídos de los usuarios de una emisora de radio no es algo que improvise el operador de turno. Detrás de cada programación existe el trabajo esmerado de un gran equipo que en conjunto, dan lo mejor de sí mismos para llevar adelante la emisora. A continuación, se describen los puestos clave en una emisora de radio:

  • Productor: Es el que desarrolla la idea de un programa y coordina todos los elementos – tanto técnicos como humanos – y en ocasiones financieros, para llevar adelante un proyecto radial. Por ejemplo, en el caso de un programa de biografías, que en 30 minutos resaltar los aspectos más importantes de la vida de un personaje público, deberá coordinar el trabajo de: Locutor, guionista, operador y musicalizador, entre otros.
  • Guionista: Es el encargado de poner en palabras el concepto del productor y plasmarlo mediante un guión que será narrado por actores o locutores. Siguiendo el ejemplo anterior, es quién debe escribir sobre la vida del personaje y destacar lo más resaltante, utilizando recursos radiales. En algunos casos, y dependiendo de la complejidad del tema, es necesario incluir en el equipo a un investigador. Tanto los programas en vivo como los grabados, deben seguir una línea de tiempo guionada.
  • Musicalizador: Es quien define la pauta musical de un programa basándose en los intereses del productor y del perfil del usuario. Siguiendo nuestro ejemplo, hay una serie de temas en el repertorio y el musicalizador debe incluirlos en el momento indicado. Es la persona que más conoce de música en la radio para poder orientar y apoyar al resto del equipo.
  • Locutor o actor: Es el enlace entre el grupo de producción y el oyente. Es a través de su voz que el usuario podrá conocer la idea del productor y el trabajo del guionista. El locutor debe dar un tono natural y cercana a su conducción, mientras que el actor debe asumir el rol de un personaje.